Sociedad Archivos - El reino de Nita

Categoría: Sociedad

INSTA ADDICT

Desde hace un par de años, casi todos los días, publico al menos una foto al día en Instagram.

Todos los días, solía pasar una cantidad considerable de tiempo en mi teléfono, no sólo posteando, pero cotilleando cuántos me gusta tenía y de quién provenían. También quién comentaba y lo que otros estaban publicando.

Cada vez que conseguía una nueva cantidad de seguidores o ¨likes¨ me sentía incluso emocionada, una especie de adrenalina recorría mi cuerpo.

 

IMG-20161021-WA0296

Pensé, y todavía pienso, que es un poco (o mucho) enfermizo. Básicamente, lo que clasificamos bajo el término adicción.

¿Necesito a otros para sentir amor propio?

¿Hay realmente alguien que toma fotos y las publica puramente para otros y no encuentra satisfacción en el hecho de verse a sí mismo en la foto?

¿Es incorrecto cultivar autoestima desde esa fuente

¿O no tiene nada que ver con el amor propio, sino con el narcisismo?

¿Estamos tan desconectados de nosotros mismos y de los que nos rodean que necesitamos personas totalmente desconocidas para confirmar lo hermosos que somos?

Se convirtió en una herramienta tan importante en mi vida que afectó mis relaciones personales.

Me metí en discusiones con mi pareja por no prestarle atención a él, sino a la pantalla, apresurándole a enviarme las últimas fotos que sacamos para que pudiera decidir cuáles publicar en el tiempo exacto que yo pensaba que era el pico de audiencia.

He estado con amigos y familiares y totalmente inmersa en mi dispositivo como si el mundo sólo existía dentro de la pantalla, y no al contrario.

El otro día mientras enseñaba un taller observé que la mitad de los estudiantes estaban con sus teléfonos dentro de la Shala. Desde el principio, ya estaban publicando lo que estaba sucediendo, cuando estaba explicando un asana o demostrándolo. Además, si el estudiante necesitaba un ajuste, específicamente en este caso, el estudiante quería o necesitaba que alguien lo estuviera grabando para ser publicado en directo. La desconexión estaba realmente ocurriendo. En una clase regular no lo permitiría, personalmente creo que es una falta de respeto hacia su propio ser, hacia los demás estudiantes y hacia el profesor. Sin embargo, en un taller donde diferentes personas con diferentes orígenes y estilos de práctica se reúnen es difícil para mí establecer un límite. No quiero que sientan que estoy siendo intrusiva o demasiado severa, ya que el yoga es una práctica de compasión y amor donde desarrollamos la flexibilidad corporal, pero más importante aún la mental.

No estoy manifestando si esto es correcto o está mal. Sólo estoy planteando la pregunta: ¿Dónde están los límites? ¿Hay alguno en absoluto?

En los últimos meses he estado reflexionando cada vez más sobre este tema. Decidí finalmente ir fuera de las RRSS por unos días. Me desconecté durante 72 horas completamente de todos los medios de comunicación social, y no morí 😉

De hecho, viví más.

Podía observar como lo hice en el pasado, la gente y escenarios alrededor de mí inventando historias sobre ellos y sus vidas. Disfruté de la naturaleza, la ciudad, la nieve, el frío, caminar, sentir, oler y respirar. Viví con más conciencia.

Me sorprendí queriendo publicar algo en tiempo real, y me dije: “No lo voy a hacer” y me pregunté “¿para qué?”. Esto es solo mío. Este momento sólo me pertenece, y eso está bien.

Cuando volví al ¨mundo conectado¨ lo hice con menos ansiedad y necesidad. Me ayudó a usar mi teléfono y redes sociales con más control. Estoy eligiendo mejor qué y cuándo compartir, teniendo en cuenta quién está a mi alrededor y cuál es el propósito.

A pesar de la cantidad de tiempo que paso en las redes sociales, todavía lo uso como una de las principales herramientas para el trabajo, pero con más conciencia. Por ejemplo, si no publico en el tiempo exacto que se espera, no es el fin del mundo. Si un patrocinador o co-anfitrión no lo entiende, es su problema no el mío.

Los mIMG-20161224-WA0020edios sociales no van a gobernar mi vida y tampoco deben gobernar la de nadie. Debemos gobernar las RRSS, como hacemos con la práctica de asanas, la cual es una herramienta para gobernar nuestros pensamientos.

Feliz selfies a todos;)

Amor y luz,

Nita.

¿Eres un fumador casual o empedernido? Da igual.

A veces no necesitas empezar hábitos saludables, simplemente tienes que parar los dañinos.

Probablemente, esperas algo del estilo “quiérete, afronta tus complejos, o una dieta equilibrada” que también es importante. Sin embargo, el tema del artículo es de los que prefieren ser evitados así no hemos de enfrentarnos a ellos.

¡FUMAR! Uff…

Tanto si eres un fumador empedernido o un fumador casual, esto te concierne.

Tanto si quieres dejar de fumar como si no, esto te concierne.

Tanto si crees que “sólo eres un fumador social” o “no puedes admitir que eres un fumador aunque fumes de vez en cuando”, esto es para ti.

Probable y desafortunadamente, no dejarás de fumar tras leer este artículo, pero siendo optimistas tal vez te haga considerar o reflexionar sobre ello.

Quisiera compartir una historia real:

“Mi pareja, su nombre es Joseph, lleva fumando alrededor de veinte años entre 30-40 cigarros al día. Lo que básicamente se llama fumador empedernido o crónico.

Cuando lo conocí, le dije: Yo no soy fumadora. Rotundamente no. Sólo fumo cuando me socializo, una o dos veces a la semana, depende de lo que me apetezca”.

Parte de la frase anterior ya es falsa, involuntariamente estoy mintiendo, no sólo a él pero también a mí misma. Es indiferente si fumas ocasionalmente o cien al día, realmente, en ambos casos eres adicto y dependiente de la nicotina. Estas observaciones pueden parecer obvias pero te aseguro que muchos de los fumadores casuales no confesarían o les costaría bastante confesar que de hecho son fumadores, y que tienen dependencia a la nicotina.

Continuemos con la historia.

“La madre de Joseph, que también es fumadora, quería dejar de fumar desde hace mucho tiempo así que buscó qué manera podría ayudarla hasta que encontró lo que creyó que funcionaría. Un libro: The Easy way to Stop Smoking – en español el libro se llama Cómo dejar de fumar, a pesar de que la traducción sería: La forma fácil de dejar de fumar.

Su madre le compró el libro en hebreo a Joseph también, sin expectativas pero siempre con esperanza.

Honestamente, yo no creía que Joseph dejaría el tabaco porque le había oído decir varias veces: Quiero querer dejar de fumar. Mi problema es que verdaderamente no quiero, me gusta.

Mientras yo estaba en España dando talleres de yoga, él fue a África por motivos de trabajo. Un detalle gracioso es que, cuando lo conocí no leía en absoluto y me sorprendió gratamente cuando leyó en tan sólo un día uno de mis libros –¿La Injusticia de la Justicia?– durante uno de los previos viajes. Así, que está vez hizo lo mismo. Se llevó el libro Cómo dejar de Fumar y en menos de una semana ya lo había leído.

Al mismo tiempo que iba leyendo el libro, Joseph se emocionaba y compartía conocimientos y pensamientos conmigo. -Llego a la mitad del cigarro y lo tiro porque me da asco- me decía”.

Es cierto, que yo no me creía que él pararía de fumar. Por supuesto, esto no se lo mencioné. Si tenía algo de esperanza no sería hábil por mi parte desmotivarlo en su nuevo propósito.

Tras un par de días, me envió este video que habla por sí solo:

Cuando escribí el artículo habían pasado 21 días, el número de días (aproximados) que necesita tu cuerpo para limpiarse de la nicotina completamente. En otras palabras, tras 21 días tú ya no eres adicto a la nicotina. Esa es la parte fácil, desgraciadamente. No hay dependencia física o dolor, es algo peor: un vacío interior, un sentimiento de vacío.

“Mira lo que te digo -dice Joseph- No me gusta fumar, no sabe bien, hace que mi ropa huela fatal, my piel y mis dedos se vuelvan amarillentos, mis dientes también y en algunos casos se vuelven negros, y siento como un picor constante en mi garganta. Me he dado cuenta de que no lo disfruto. Es todo una ilusión. No hay nada divertido o placentero en el acto de fumar.

Él continua diciendo: Ahora entiendo, comprendo y quiero enfrentarlo, la parte más dura es deshacerse del lavado de cerebro. Cosas como que la cerveza sabe mejor con el cigarrito, o el mejor cigarro es el del primer momento del día con el café, lo cual definimos como hábito.

La cuestión es que de acuerdo con la filosofía que defiende el libro, fumar no es un hábito es una adicción y punto. Hábitos y addiciones no son lo mismo. Es una lavada de cerebro. Por lo tanto, el crónico, el casual, el que no admite que fuma, son todos lo mismo; personas adictas a una sustancia que los provee de Nada. Nada a parte de perjuicios y más probabilidad de morir sufriendo”.

No me necesitas a mí ni a nadie para que te recuerden cuáles son los inconveniente de fumar, tú ya los conoces, cómo también sabes la cantidad de dinero que tiras, o que basado en estudios una persona no fumadora es más feliz, no obstante ¿por qué no te haces un favor y te preguntas honestamente si dominas tu mente o te domina ella a ti?

Soy la primera que me digo a mí misma: ¡Eh, tú! fumadora casual, déjate de chorradas y confronta los hechos, ¡eres una adicta!

Así como Joseph, me comprometo a que mi cuerpo descanse finalmente de la nicotina, a liberar mi mente de la adicción y lavado de cerebro, a no arriesgar mi salud y a continuar queriéndome, esperemos, que siempre. Así que he decidido: No me rindo ante ti Nicotina.

Espero que de algún modo esta historia te inspire a reflexionar o si no a dejar de fumar (que tal vez sí) al menos a dejar algún hábito no deseable o adicción.

Con Amor y Esperanza,

 

 

Nita.

La Búsqueda del Amor

La búsqueda del amor como la búsqueda de la felicidad son misiones que pueden guiarnos hacia el resultado opuesto.
El amor y la felicidad son efectos colaterales que se generan por otras causas.
O como dijo Osho “SI vas en busca de la felicidad, hay algo seguro: que no vas a lograrla. La felicidad es siempre un derivado, no la consecuencia directa de una búsqueda”.
Porque mientras buscamos no vivimos el presente. Y la felicidad sólo se encuentra en el ahora.

Cuando tienes una vida equilibrada estás más contento. Ser alegre te lleva a momentos de felicidad. La felicidad no es constante pero sí puede ser consistente.

“La feliciad no tiene nada que ver con el triunfo; la felicidad no tiene nada que ver con la ambición; la felicidad no tienen nada que ver con el dinero, ni el poder ni el prestigio. La felicidad está relacionanda con tu consciencia, no con tu carácter” Osho.
Personalmente lo entiendo como Actitud. Afrontar una misma situación con distinta perspectiva cambia la repercursión, las emociones que se generan y la capacidad de lidiar con ella. Saliendo, tal vez, más fortalecido y evolucionado emocionalmente.

Por otro lado, la dependencia tanto en cosas materiales como en personas limita nuestra capacidad de ser felices. Yo creo en amarme a mí mismo para poder amar a otros.
Respecto a lo material, podemos poseer cosas pero evitar apego hacia ellas, es decir desarrollar la independecia.

Muchas veces he escuchado el término busco un marido, o busco una madre para mis hijos.
Obviamente, así el amor es difícil de encontrar. ¿Por qué no buscas divertirte? ¿conversar? ¿practicar un hobby con alguien? Y que eso lleve a la creación de una relación con bases, con fundamentos, con valores comunes. Porque al fin y al cabo el enamoramiento pasa, y cuando eso ocurre si no hay cimientos da igual cuánto amor quieras dar o recibir. El amor por sí mismo no es suficiente para mantener una relación saludable e incluso con posibilidad de crecimiento mutuo.
El sentimiento de amar te da la capacidad de tolerar cosas, que sin esa dosis que droga tu mente, no aguantarías, soportarías o permitirías. Es tan frágil y cómodo como peligroso. Tu pareja, a mis ojos, debe ser ante todo tu amigo/a. Sólo así se puede mantener una relación duradera y sana.

Como ya he dicho, sólo puedes amar a otros cuando te amas a tí mismo.

Sin embargo, si tu no crees en tí mismo y no te aprecias, entonces será prácticamente imposible lograr un amor como término saludable y positivo, sino amor con connotaciones negativas relacionadas con obsesión, posesión, y celos.
Cuando crees amar a otros, sin confiar en tí mismo, sin tener seguridad, sin consciencia, te pierdes a tí mismo, pierdes el control de tu vida y te dejas llevar por el camino que te destruirá. Esa destrucción no tiene que ser necesariamente algo tan obvio como una depresión, sino que simplemente el hecho de ser incapaz de ser feliz, o de disfrutar del ahora ya es una auto-destrucción de tu ser.

Construye, acéptate, quiérete por el ser que eres. Eres único. Al mismo tiempo lo eres todo, y eres todos.
Permite ser amado de todas las formas posibles, como un hijo/a, como un hermano/a, como un amigo/a, como un desconocido/a, como una rayo de luz, como algo fugaz, como algo etéreo, como algo eterno. Y sobre todo, permítete Amar.

“Amar a alguien de forma incondicional significa que no te importa quién es o qué hace. El amor incondicional, en la superficie, es igual a la indiferencia”. (Richard Bach).

Love

A mi prometido, Joseph Anthony Hills
A la luz de mi vida, Rosa Miralles
A mi MADRE, Asunción Gil

Cisjordania – una breve intensa experiencia

No hubiese previsto que sólo tomar la decisión de ir a territorio Palestino iba a suponer tanto alboroto, conflicto con personas que quiero e incluso enfado.

Estas primeras palabras de reflexión están escritas en el tren que me llevaba desde el norte de Israel a Tel aviv.

Tal vez es mi ignorancia la que me evade de la gravedad del peligro, aunque por otro lado ya he vivido dos guerras en Israel y sea cuál sea la causa no he pasado miedo o terror más de unos pocos segundos. En mi caso yo creo que esto se debe a vivencias mías del pasado que supusieron mucho sufrimiento y me aterrorizaron de por vida sin dejar espacio para más miedo.

Como me decía un psicólogo al que iba: hay veces que no te puedes sentir culpable porque sencillamente no tienes espacio para la culpabilidad, es como una botella que ya está llena ya no tiene cabida para más, a menos que algo salga.

Llevo esperando la oportunidad de ir a territorio Palestino desde hace tres años, los que llevo aquí básicamente. Para mí es importante poder ver con mis ojos qué ocurre, aunque sea a un nivel más superficial. Ya que para realmente llegar a comprender la situación y conocer lo qué ocurre has de quedarte en un lugar por algún tiempo, desde mi punto de vista.  En este punto, en el tren ya estaba ansiosa por tener la oportunidad de entablar conversación con palestinos y a poder ser con “settlers” (asentados: son los judíos que viven en territorio “Palestino” aunque esto es mucho más complejo por todas las guerras, cesión y conquista de territorio durante la historia; por la información que he recogido y lo que han visto mis ojos, los judíos que hay en esa tierra son ortodoxos, es decir radicales. Tan radicales como cualquier persona que siga una religión y la lleve al extremo).

Una de las cosas que me ha chocado antes de llegar a Hebrón, es que mi decisión haya generado tanta hosquedad. Por mi parte, no tengo sentimiento patriótico, ni por España ni por ningún país. Mi identidad es tan difusa como clara. Sí, mi pasaporte es Español, mi esencia es universal. Por tanto, en todo caso soy del mundo, y mira que esto molesta mucho cuando se lo dices a alguien con sentimiento patriótico, sea un Palestino, Israelí, Americano, o cualquier procedencia con la cual el individuo sienta una extrema relación de pertenencia. Pues me parece muy bien, que tú te sientas “X o Y”, pero respeta que yo me sienta “Z”. Sólo se trata de una palabra tan olvidada como: tolerancia.

Y como digo, puedo comprender la necesidad de IDENTIDAD, pero me cuesta trabajo entender la ferviente defensa sin compasión y el deseo de venganza. A decir verdad yo solía ser así en pequeña escala claro; es más, cuántas veces había deseado la muerte de incluso un ser que no quiero nombrar porque si lo hiciese saldrían muchas preguntas y nos queremos enfocar en otro tema, lo que quiero decir es que todo pensamiento tiene capacidad de cambio y evolución. Ahora no diría: que se muera, diría: le deseo felicidad, le saludo con amor. Porque sólo cuando los otros son felices o viven de forma contenta tú podrás vivir en Paz. Ya que cuando todo el mundo está “bien” no tiene necesidad de molestar, pelear o generar odio en contra de nadie.

Continúo…¡¡qué me voy por las ramas!!

Ya estando en el tren y mencionando Palestina mientras hacía un mini video, vi algunas caras hostiles y otras más amables mirándome. Es un poco el reflejo de la sociedad israelí, ya que por si no lo sabías, aquí hay muchísimas personas pro paz y pro integración y otras más reticentes que se sienten en constante amenaza y defienden una línea más de: “pro esta es mi tierra”. Sin embargo, clasificar en dos grupos a toda una sociedad me parece una aberración, así que es simplemente un modo de expresión, ya que hay tanta diversidad de opinión como matices.

Una vez en Tel aviv, me reuní con mi queridísimo James (profesor de Mysore-Ashtanga). Él ya había estado varias veces en Hebrón pero aún podía sentir el nerviosismo que salía por sus poros.

Llegamos a Jerusalem en autobús, y directamente cogimos la conexión de Jerusalem a Hebrón un trayecto de una hora y media – dos horas. Finalmente llegamos a Hebron, la cual está dividida en dos sectores: sector H1 bajo autoridad palestina, y el sector H2 bajo control militar israelí (ya que es muy borroso si esa tierra pertenece o no a Israel, pero como algunos judíos radicales decidieron asentarse en esa zona las autoridades Israelís sintieron la necesidad de protegerla, pero como digo esto es mucho más complejo de lo que yo puedo explicar en este post, así que antes de formar un juicio, a poder ser evitar prejuzgar y cultiva más la compasión, hay que documentarse, vivir la experiencia por sí mismo…e integrarse en los distintos ámbitos culturales). Porque está zona en la que se encuentran este grupo de “asentados” no está apoyada por toda la población Israelí, de hecho es chocante ver a muchos judíos no Israelís ir a vistarla, muchas voces radicales en este caso son “extranjeros” que vienen de visita o de apoyo a los “asentados”, aunque también existe la otra cara de la moneda, los “pro palestinos”. En ambos casos se palpa en em ambiente la provocación, y desprecio de unos grupos hacia otros, y de incluso los que como yo, no nos posicionamos.

Por ejemplo, andando por la calle o en una parada de autobús puedes ver a algunos “asentados” con una especie de lazo de color que marca lo que ellos quieren que sepas (con quién se identifican y qué defienden…a mí personalmente me parece un poco: ¿no fue suficiente con haber sido marcado durante el Holocausto? ¿de verdad, tienes la necesidad de marcarte y reiterar tu posición?). Por otro lado, los palestinos ,sobre todo los niños que yo visité, llevaban grabado en su uniforme la bandera palestina.

Nos centramos en el sector H2, es donde yo estuve. Habitan alrededor de 30.000 palestinos y por lo que me he documentado unos 500 colonos israelís, repartidos en distintos asentamientos.

Mi cabeza me dice: ¿500 personas qué han decidido dar por saco? ¿30.000 no pueden aceptar a esos 500? Aparentemente no.

Pero hay algo que se ve a leguas, y que extremos radicales nunca podrán entenderse. En cambio, en Israel convivimos todos juntos con muchos menos problemas de lo que los medios muestran, de lo que los políticos venden, y de lo que los radicales manipulan.

Sin ir muy lejos, mi pareja es director de una empresa y los trabajadores que la forman son todos de culturas distintas: árabes-musulmanes, árabes-cristianos, judíos, drusim, tailandeses. Y todos trabajan en armonía, con los mismos derechos y obligaciones.

Caminando por esta ciudad fantasma, ya que no se ve actividad real, puedes ver soldados, algún palestino caminando sólo dentro de las zonas en las que lo tiene permitido, es tan patético que estés caminando y de pronto esa persona no pueda continuar porque él ya sabe que cruzar esa línea imaginaria le va a acarrear problemas. En cambio, en el sector H2 un “asentado” puede circular libremente por toda la zona. No hay cruces de palabras entre ambos extremos, y las vibraciones son bastante tristes y llenas de pesadumbre. James me comenta que en la zona H1 es una ciudad como otra, con actividad y vida normal. Sólo de Palestinos.

El cielo gris como el aire que se respira de pronto se solapa con la lluvia de sonrisas y ternura que recibimos al llegar a la guardería. Los niños tienen entre tres y cinco años.

Comenzamos con ejercicios básicos de respiración, inhalando y exhalando acompañándolo con movimientos de las manos, al cabo de un poco comenzamos con posturas y cada postura es una animal (originalmente es así, en sánskrito muchas posturas tienen nombres de animales, todas las posturas están relacionadas con la naturaleza). Si estábamos en la postura del Perro o V invertida (Adho Mukha Svanasana) lo acompañábamos de la onomatopeya del ladrido, en la del gato igual, y así sucesivamente. Convirtiendo una clase de Yoga en algo ameno, divertido y constructivo. Aprenden inglés al mismo tiempo que realizan actividad física y respiración. Fue tan divertido ver como todos se acostaban en Savasana o postura del descanso.

Las profesoras palestinas fueron muy amables, sin interferir en nuestro trabajo y colaborando con lo que necesitásemos.

2015-01-26 11.03.09

De ahí fuimos caminando a esperar el autobús. Un chico palestino se acercó ofreciéndonos un tour que rechazamos amablemente, y entablamos una conversación en la que le contamos el propósito de nuestra visita, reaccionando de forma agradecida. Paramos en frente del sitio religioso más importante de la ciudad: la mezquita de Ibrahim o la tumba de los patriarcas, dependiendo de la religión es llamada de una forma u otra.  El sitio es considerado sagrado por las tres principales religiones abrahámicas: el judaísmo, el cristianismo y el islam. Según el Génesis, es una cueva que compró Abraham por cuatrocientos shekalim de plata para enterrar a su esposa Sara. Según las tradiciones judías y coránicas, Abraham, Sara, Isaac, Rebeca, Jacob y Lea están enterrados en la cueva, considerada el segundo lugar más sagrado del judaísmo y el tercero del islam.  

 

James y yo queríamos entrar a visitar la parte de la mezquita primero, pero él al ser americano-israelí tiene la entrada vedada. Y, normalmente yo no tengo problema de ir sóla a ningún sitio pero en un lugar donde sientes las tensiones hasta lo más hondo de tu ser, tu cerebro te dice: a ver vamos a ser realistas. Así que decidí no ir. Nuestro amigo palestino tuvo que parar en ese punto ya que no podía continuar recto, pero si iba haciendo una especie de L podía llegar al mismo lado al que nosotros nos dirigíamos…en fin, sin comentarios.

Fuimos a la parada de autobús que está justo en el lado de la tumba de los patriarcas que corresponde de entrada a los judíos, tras media hora esperando y sin indicios de que el autobús apareciera nos decidimos a visitar la parte judía de aquel lugar. Fue una visita muy breve y un escenario típico judío. Hombres estudiando la Cábala, dialogando con hombres detrás de unas rejillas, tipo las que separan en las iglesias cristianas en el confesionario al cura y el penitente.

Por supuesto, todo esto siempre cruzando controles militares.

¿Pasaporte? -entregándolo.

-Y ¿eres judía?

– No

– ¿Entonces?

– Yo soy del mundo.

– ¿Eh? (momento en el que o contesto que soy Cristiana o sus ya sospechas pueden volverse más importantes).

– Mi amigo interviene: Es Cristiana.

Mi cara de: prefiero que me tomes por tonta, como si no supiera contestar porque si contesto aquí se va a armar una….

Sí, mi desafío en ese momento no es lo más inteligente, pero mi indignidad hacia la importancia que se le da por motivos POLÍTICOS de qué crees o que corriente sigues, es infinita.

Volvimos a la parada de autobús, donde colonos judíos hacían autostop y otros judíos radicales los recogían, por supuesto, nosotros no éramos invitados a ser llevados. Ya que nuestra confusa inclinación les parece una amenaza. Y para que quede claro yo no me inclino hacia ningún lado, en ambos hay inocentes, en ambos hay terroristas, en ambos hay amor, en ambos hay deseos de guerra. Posicionarse puede resultar lo más fácil o lo más difícil. Lo más destructivo también, ya que les das poder a unos y humillas a otros.

James y yo seguimos esperando el transporte público, y los niños palestinos empiezan a revolotear. Estos niños son más mayores, tal vez 10-14 años, se acercan corriendo tirando de la ropa y diciendo: Give Me money, give me money, give me money! La situación puede resultar hasta violenta, ya que puedes sentir en su voz que para ellos tú no eres palestino, tú no estás apoyando su causa, así que a menos que les des algo que les sirva no eres bienvenido (aunque también eso que yo siento o sentimos es un prejuicio generado por el miedo). A pocos metros otro grupo tira unas pocas piedras muy cerca de nosotros, eso ya empieza a ser feo. Es impactante como de una edad a otra, los niños son meros seres inocentes, y en cuanto las ideologías, odio y venganza empiezan a ser impuestas en su mente se pueden tornar seres amenazadores y peligrosos.

Un poco de nerviosismo, otra pareja de dos chicos palestinos se cruza ante nosotros y se pone de modo provocador, los militares como en otros momentos de la mañana, interfiere a lo que nosotros decimos no pasa nada…pero para los militares es “su trabajo”. Llega un momento en lo que todo es confuso, todo es complicado, todo es erróneo.

Por fin, llega el autobús que por cierto sólo es exclusivo para judíos de Hebron o turistas, pero prohibido para Palestinos, y sin pensar en los autobuses bombas que ha habido, ni en las historias que se rumorean de que los “asentadores” son los más intolerantes y de los que más cuidado hay que tener..James y yo buscamos conversaciones alegres y esperanzadoras.

Al final, todo se resume en ser un buen ser humano. En tener buenas intenciones. En ser consciente de que no sabemos nada cuando creemos saberlo todo. En ser conscientes de que juicios y posicionamiento matan a tantas personas como un rifle apuntando al corazón.

 

Cultivemos la COMPASIÓN, el odio y la ira ya crecen solos como malas hierbas en cualquier pradera.

“El odio no disminuye con el odio. El odio disminuye con el amor”.
Buda (563 AC-486 AC) Fundador del budismo.
“Cuando odiamos a alguien, odiamos en su imagen algo que está dentro de nosotros”.
Hermann Hesse (1877-1962) Escritor suizo, de origen alemán.

 

 

 

Yoga entre Dos

La base de cualquier conexión, intercambio físico o emocional entre dos es la confianza.

La palabra confianza es definida por la R.A.E. Como: esperanza firme o seguridad que tiene en que una persona va a actuar o una cosa va a funcionar como desea. Además también podemos encontrar otra definición que perfectamente complementa la primera: seguridad en uno mismo en las propias cualidades.

Innumerables estudios demuestran la importancia del contacto físico para la salud ya que brinda una sensación de completa felicidad. Así como destacan los problemas que puede acarrear su ausencia en aquellas personas que no lo reciben.
Actualmente el acto de tocar está disminuyendo. Se vive en soledad, nuestros amigos son virtuales, o nuestro contacto se limita a un Chat, a un mensaje de texto o a un mail.
Lo cierto es que, con el contacto se puede reducir el dolor, la depresión y la ansiedad, además de lograr una mayor seguridad en nosotros mismos. Fundiendo este elemento con el tópico de la Confianza logramos: Aceptación y Respecto hacia nosotros mismos, y asímismo hacia los demás.

Yoga en Pareja, indistintamente de cuál sea el lazo que los une (amigos, familiares, desconocidos) genera confianza y armonía hacia uno mismo a través de la práctica de posturas, sincronización de la respiración y concentración. Descubriendo a través de la práctica de Yoga cómo profundizar en la aceptación de nosotros mismos, respetando los límites que nuestra mente y cuerpo dice tener, y ese mismo respeto nos llevará a sobrepasar esos límites, que creíamos tener, una vez que nos hayamos aceptado. Queriendo decir que los límites ya no existen. Permitiéndonos evolucionar y crecer. Confía en tu fuerza interior. Quiérete y déjate amar.

Es realmente importante en la práctica conjunta escuchar al compañero. Sincroniza la respiración si es posible, cada movimiento con inhalación y exhalación de nariz conjuntamente. Escucha la respiración, se delicado con los movimientos, y observa cuales son los límites hasta dónde empujar a tu compañero, confía en él. Por otro lado, déjate llevar y comunícate corporalmente.

¡He elaborado un video con 7 posiciones distintas: fáciles, bonitas y divertidas!

Todas estas posiciones calman y ayudan a liberar el estrés, ambos practicantes pueden realizar las dos partes. Recomiendo estar en la posición un mínimo de 5 respiraciones profundas de nariz (si es posible).

Explicación detallada y Beneficios de las posturas:

  1. Apertura de Pecho + Flexión hacia adelante: brazos extendidos en línea con los hombros, la persona que va a flexionar debe colocar brazos por encima para poder empujar a su compañero en una flexión de espalda y apertura de pecho. La persona que flexiona puede doblar las rodillas para mantener la espalda recta, si así lo requiere, el que abre el pecho debe dejarse llevar.

    Nota: no es la postura del “Xerpa” o así lo llamo yo, en la que los pies del que abre el pecho se quedan colgando.

    Beneficio: elonga la espalda, fortalece los hombros, expande la zona superior del torso y la zona dorsal de la espalda / estira los músculos de las piernas y glúteos.

  2. Uttanasana o La Pinza: Ambas personas flexionan hacia adelante con la exhalación, mantén la espalda recta.

    Agarra manos de tu compañero por debajo, fuera de las piernas o entre ellas. Siéntete libre. Con la exhalación ayúdate de tu compañero para profundizar en la postura.

    Beneficios: fortalece muslos y rodillas. Elonga desde los músculos espinales pasando por los glúteos hasta la zona posterior de las piernas. Estimula el hígado, riñones y mejora la digestión. Alivia los síntomas de la menstruación.

  3. Half Hanstand o Adho Mukha Vrkasana+ Perro hacia abajo o Adho Mukha Svanasana: uno se coloca en el perro hacia abajo -asegurate de que la espalda está recta, si lo necesitas flexiona rodillas- el segundo va a colocar sus pies sobre el sacro, presionándolo.

    Por un lado el que se coloca en Handstand debe tener sus muñecas en líneas con los hombros, y su cuerpo quiere tomar la forma de una L. Si te atreves y te sientes seguro, eleva una pierna a cada tiempo al cielo.

    Por otro lado, el que realiza la posición del perro o V invertida, recibe un ajuste alargando su espalda.

    Beneficios Half Handstand: fortalece muñecas, hombros y brazos. Aumentar la riego sanguíneo a todo el cuerpo y el equilibrio. Reduce grasa del abdomen.

    Beneficios Perro hacia abajo: estiramiento y fortalecimiento de las manos, pies, espinillas, muslos y espina dorsal. Ayuda con problemas de ciática, asma y presión arterial. Alivia dolores de espalda, insomnia y dolor de cabeza.

  1. Postura de la Palmera o Urdhva Hastasana (Abre el corazón) + Perro hacia abajo: el que está en el perro hacia abajo se preocupa de tener una espalda recta y alargada. El que se coloca encima para abrir su pecho y la zona dorsal de la espalda, procura hacerlo de forma delicada. Las manos en namaste en el centro del pecho o abiertas. Para salir de la postura, puedes hacerlo despacio elevando el pecho, o tu compañero puede elevar talones y empujarte con sus caderas suavemente. 

Postura de la Palmera: estira la zona del abdomen y mejora la digestión. Estiramiento de hombros y axilas. Ayuda a aliviar la ansiedad.  

Perro hacia abajo: en el punto tres.

  1. Posición del Camello o Ustrasana: Ambos sentados en las rodillas, cadera en línea con las rodillas todo el tiempo. Espalda a espalda. Inhala abre el pecho, expande la zona de las escápulas y trae una mano a la zona lumbar, o si llegas al tobillo de tu compañero. La otra mano se eleva y junta con la palma de la mano de tu compañero. Manos opuestas. Cabeza relajada.

    Beneficios de las Postura del Camello: elasticidad a la columna vertebral tonificando los músculos que la sostienen, estirando la parte frontal del cuerpo Ayuda con el estreñimiento y equilibra el aparato digestivo, beneficia los órganos pelvianos. Beneficios para la aliviar la ansiedad, fatiga, molestias menstruales, dolor de cabeza, problemas respiratorios, y además beneficia a la glándula tiroides y las glándulas sexuales.

  1. Media luna creciente/lunge o Anjanesayana:Si tu espalda no es muy flexible colocáte más cerca de tu compañero, acerca las caderas y las piernas. Con la inhalación y sin que tu rodilla sobrepase los dedos de los pies, eleva brazos al cielo y júnta tus manos con las de tu pareja. Cabeza relajada, intenta no traer tensión a la zona cervical.

Beneficios: estiramiento intenso del psoas, músculos internos del abdomen e ingles. Masajea y tonifica la región lumbar, ayudando en la prevención de lumbago y ciática. Estira los muslos, favorece la respiración, corrige problemas posturales de hombros caídos. Estimula todos los músculos y nervios de la zona del cuello y garganta.

  1. Parte 1 Bastón o Dandasana + La vela o Sarvangasana. Espalda con espalda. Uno se coloca en la postura de la vela mientras el otro se acerca con la espalda y se coloca en la bostura del Bastón.

    Parte 2: el que está en bastón agarra las piernas y las trae hacia su espalda ayudándole a realizar una flexión hacia adelante más profunda → Pinza horizontal o Pashimottanasana. Mientras que el que estaba en La Vela va a cambiar a la posición de El Pez o Matsyasana. En la posición del pez asegurate que la corona se coloca en el suelo, y que no sientes ninguna presión en el cuello. Para salir el que está flexionado eleva piernas hasta dejarlo en la Vela, y el que está en la Vela puede ir a Halasana o posición del arado.

Beneficios Bastón y Paschimottanasana: tonifica las piernas, fortalece los músculos de la espalda y mejora la postura. Elimina grasa abdominal

La vela y el Arado: estiramiento de hombros, cuello y columna vertebral, tonificando piernas y glúteos. Mejora la d igestión, calma    el cerebro y ayuda a aliviar el estrés y la depresión leve. Ayuda a a aliviar los síntomas de la menopausia, reduce la fatiga y alivia    el insomnio. Posición terapéutica para el asma, la infertidilidad, y sinusitis.

Matsyasana: estira y estimula los músculos del vientre, los órganos internos, la parte anterior del cuello y la garganta. Libera tensión de cuello y hombros. Mejora la postura.

¡Juega, riete, cánsate, vuelve a intentarlo, supera tus límites y sobre todo Ámate!

Nota: Apto para todos los niveles. Escucha a tu compañero para evitar lesiones y maximizar los beneficios de estas asanas o ejercicios. Si tienes cualquier problema o lesión consulta previamente con un médico.